Las úlceras por presión suponen un coste sustancial, tanto en términos económicos como de sufrimiento personal. El coste del tratamiento de una úlcera por presión de grado IV es de 22 000 dólares estadounidenses por episodio; además, prolongan la hospitalización y ocasionan molestias a los pacientes. Las úlceras por presión pueden prevenirse y en su formación intervienen muchos factores, como la presión y el microclima.

La seguridad de los pacientes y cuidadores son factores clave en el diseño de este sistema. Nuestra amplia gama de SEMPs ofrece numerosas características específicas diseñadas para mejorar la seguridad de quienes utilizan nuestros productos, diseñados con una tecnología que ha demostrado su fiabilidad en exigentes entornos sanitarios en todo el mundo. También incorporan características que facilitan y agilizan el mantenimiento y la limpieza, por lo que puede confiar en que nuestros productos cuidarán siempre de sus pacientes.