En un sistema con tecnología de tres celdas [A, B, C]: el peso corporal del paciente se distribuye de manera uniforme sobre dos tercios de la superficie en todo momento del ciclo sin comprometer los resultados clínicos. Por otra parte, puesto que tan solo un tercio de la superficie está activa en un momento dado (inflándose o desinflándose), proporciona una estabilidad óptima al cuerpo, al tiempo que permite reducir al mínimo la presión.

En el estudio realizado por Exton-Smith y Sherwin, se observó el número de movimientos realizados durante el sueño por personas sanas para conocer cuál era el comportamiento natural del cuerpo Observaron que ninguno de los pacientes que se movieron más de 56 veces durante la noche desarrolló daños tisulares. Esta frecuencia equivale aproximadamente a un movimiento cada 7,5 minutos.

tecnología de tres celdas

¿Qué es la tecnología de dos celdas?

El tiempo real de los ciclos —7,5, 10 o 12 minutos— no tiene importancia real, ya que todos se ajustan a los estudios fisiológicos y reflejan la frecuencia del movimiento espontáneo natural registrado en los estudios de observación iniciales. El objetivo es conseguir que los vasos sanguíneos recuperen su forma normal y permitan un flujo sanguíneo máximo y una reperfusión tisular suficiente para lograr la hiperemia. El factor realmente importante es la relación entre tiempo y presión, puesto que se ha demostrado que una presión baja, aplicada durante un largo período de tiempo, causa daños en los tejidos.

El ciclo de dos celdas, más suave, no elimina por completo la presión sobre los vasos sanguíneos que precisan períodos más largos para que el flujo regrese a su nivel normal, lo que podría impedir una respuesta hiperémica reactiva.