¿Qué es el control del microclima?

La humedad y la temperatura se han convertido en un aspecto clave del diseño y el funcionamiento de superficies de soporte.

La temperatura y la humedad asociadas a la sudoración se controlan con eficacia en los colchones activos, que ofrecen un alivio frecuente de las presiones por contacto con la piel y permiten que fluya el aire entre esta y el colchón. Se replica el movimiento espontáneo de una persona para eliminar el contacto, permitir la dispersión del calor y evitar la sudoración excesiva. El intercambio de aire frecuente en el interior de las celdas contribuirá también a evitar la acumulación de calor en los tejidos.

¿Qué es una baja pérdida de aire?

Los sistemas de baja pérdida de aire aumentan la superficie de apoyo del paciente al crear cámaras de aire de baja presión y —cada vez más— alternan la presión mediante cámaras de aire separadas, siguiendo un patrón más o menos fijo. Durante una hora, por ejemplo, el área sacra está libre de presión durante cuatro períodos de 10 minutos; durante dos periodos de 10 minutos recibe una presión normal

Baja pérdida de aire

Pérdida de aire constante —control del microclima— disipación de la humedad entre piel y colchón. Con un 100 % de humedad relativa, la piel es 25 veces más débil que con un 50 % de humedad.

Colchones activos

Colchones pasivos

Colchones reactivos (colchones híbridos de espuma / convertibles)

¿Qué es la baja presión constante?

Un tratamiento óptimo se basa en un reparto eficaz de la presión a lo largo del cuerpo del paciente. El sistema de baja presión constante (CLP) redistribuye automáticamente el nivel de presión adecuado en cada momento, con independencia de los cambios en la distribución de peso o la posición del paciente, optimizando así continuamente la presión ejercida sobre la piel.

La baja presión constante mantiene automáticamente la presión seleccionada, sin que influyan los cambios en la distribución del peso o la posición del paciente, para lograr siempre un nivel óptimo de redistribución de la presión. Se recomienda el uso de productos de redistribución activa de la presión, como CLP, en pacientes con mayor riesgo de desarrollar úlceras por presión en el que el cambio postural frecuente no es posible. Estos productos están respaldados por los resultados científicos directos de estudios clínicos diseñados y ejecutados correctamente.

El modo de baja presión constante puede ser utilizado también en aquellos pacientes que no toleran el modo de terapia alternante

Constant low presuure

[4] Exton-smith, an, sherwin RW. the prevention of pressure ulcers: signifi cance of spontaneous bodily movements. lancet. 1961; 2: 1124–1126.

[5] Epuap and npuap prevention and treatment of pressure ulcers: Quick reference guide 2009.

¿Qué es la batería de reserva?